La verdad sobre visitar la Amazonía ecuatoriana

¡El Amazonas! Pocos lugares evocan tanta emoción y aprensión como la jungla más extensa del mundo. La mayoría de la gente escucha la palabra “Amazonas” y responde con historias de densas y peligrosas selvas llenas de extraños y peligrosos animales salvajes. Aunque las selvas tropicales del Amazonas no son tan seguras como un parque estatal local, no son más peligrosas que las áreas silvestres en otras partes del mundo. De hecho, en comparación con los parques de África y las reservas de tigres del subcontinente, el Amazonas es bastante dócil.

En Ecuador, al igual que en otras partes del Amazonas, el principal peligro consiste en perderse. Esto es lo que los lugareños temen mucho más que las serpientes o caimanes (aunque no los verás nadando por la noche en los lagos de meandro). Al igual que con otras áreas boscosas sin carreteras, perderse en el bosque es una situación grave en la que los peligros vienen en forma de exposición a los elementos, deshidratación e inanición. Afortunadamente, ya sea de excursión en Maine o en la Amazonía ecuatoriana, también es muy fácil evitar perderse. Todo lo que tienes que hacer es ceñirte a los senderos bien marcados y no sucederá. Es incluso mejor explorar con un guía local, algo que siempre es parte de la experiencia en el Huaorani Ecolodge. Los huéspedes de este galardonado albergue caminan por las hermosas selvas tropicales circundantes con un guía que conoce el lugar como la palma de su mano. Esto no solo garantiza que los huéspedes no se pierdan en el bosque, sino que también vean más vida silvestre, aprendan sobre la selva y aprendan algunas habilidades de supervivencia en la jungla de la mano de expertos locales.

Experimente la salvaje Amazonia ecuatoriana de una manera segura y cómoda en el Huaorani Ecolodge.